sábado, 2 de diciembre de 2017

Pampa húmeda, búfalo y cochinos


Me faltaba en el programa cazar un buen búfalo de agua y 4 cochinos y tenía dos días para hacerlo.

Cazando el axis junto al cangrejal pude tener mi primer contacto con los búfalos asiáticos, una inmensa manada de unos 60 o 70 individuos entre hembras, machos y los chotos...

No había ningún macho verdaderamente bueno que es lo que yo buscaba para estrenarme con esta especie, igual que con las dos anteriores, el antílope y el ciervo Axis.

El bufalo que fue introducido en Argentina a principios del siglo XX como casi todas las especies mayores de interés cinegetico anteriormente mencionadas, llega a alcanzar los 1.000 kilos de peso en los machos grandes, suelen vivir en manadas de unos 30 individuos, aunque llegan a 60 y 80 las mayores manadas y como su propia denominación ( búfalo de agua ) indica, habitan en pantanales y humedales de todo tipo y tamaño, tienen mayor actividad en el alba y el ocaso, pasando el resto del día echados rumiando o refrescándose en el agua...

No son de la agresividad del búfalo africano, pero también cargan si se sienten heridos y/o acorralados y juegan con la costumbre de emboscar al cazador cuando heridos se les pistea...Deben tirarse los búfalos a ser posible a distancia máxima de 60 metros para asegurar el tiro y es recomendable hacerlo con cartucho .375... en adelante, estando perfecto el viejo 9,5 mas maravilloso que existe es decir el .375 HH magnum. Mariano no lo ha traído y debo apañarme con el pro-hunter .300 win mag, que pegado el búfalo en el sitio debe ser suficiente, dependiendo también el terreno en que se les tire...Esto de cazar con el .300 ha sido determinante para que tenga que volver a intentar cazar el búfalo como luego podrá verse...

Busco un bufalo de unos 80 puntos que es el mínimo que exige el libro yankee de los records para inscribir un trofeo. No es fácil, pero si es posible tomando la caza con paciencia encontrar y cobrar un búfalo macho de este tamaño.

Una curiosidad al tirar estos bichos es que si una vez disparado el macho entre la manada el resto de individuos pone tierra de por medio, hay que tener cuidado antes de acercarse al trofeo pues suelen regresar a levantarlo y te pueden poner en un serio aprieto, al rodearte 30 o 40 bicharracos de estos con el cabreo consiguiente después de haberles matado al caballero que corteja y cubre la hembras...

Pudimos ver en un día entero de caza que les dedico varias manadas tanto en el enorme cangrejal que como ya dije es un humedal de mas de 800 hectáreas en el centro de la finca, como en distintas lagunas sueltas distribuidas por el resto del campo de martín...En ninguna de ellas encontramos un macho verdaderamente bueno, cerca de lo que busco al menos, pero al final de la tarde damos con una manada de unos 30 individuos donde hay al menos 4 machos grandes, dos de ellos inmensos, según Martin ambos dentro del libro de récords.

Mariano no viene con nosotros esta vez, pues ha tenido un problema serio con una muela y le hemos mandado al pueblo a sacársela. Si viene la Paolilla que no se animó con antílope y axis, pero se apunta a cazar búfalo y cochinos los dos últimos días. Los primeros se ha quedado disfrutando de los caballos que le encantan. En la hacienda ha estado montando varios de los magníficos ejemplares que se crian en la pequeña yeguada que todas estas haciendas poseen. Está completamente impresionada con el paisaje y con la abundantísima fauna que está viendo, igual que me pasó a mi los dos primeros días...Las manadas de búfalos la impactan como a mi, tanto por ellos mismos como por el hábitat de pantanos y praderas verde intenso, interminables donde habitan, que hacen que las enormes bestias negras destaquen mas todavía...

Como comentaba por fin al final de la tarde encontramos una manada que lleva dos machos trofeo, uno de ellos en especial me tiene los pulsos alterados. Estos portentosos bicharracos tienen un vista muy muy corta y si no te mueves no te ven a 20 pasos, o te ven pero no distinguen si eres una mata o un autobús de linea...Pero tienen un olfato superlativo y si el aire no te favorece en la entrada, dalos por perdidos y ponte a perseguir la manada de nuevo...Será ya complicado acercarte a ella una vez te han detectado y han salido de estampida, pues quedaran amoscados lo que resta de tarde...

Los ñandús son abundantísimos también

Los meses anteriores hemos sufrido en todas las regiones centrales de Argentina lluvias torrenciales y estas malditas lluvias nos han estropeado enormemente la caza de búfalo y de cochinos pues los cangrejales se han visto desbordados y el acceso a pie o en vehículo a las islas que están en estos y que es precisamente donde se refugian tanto los cochinos como los búfalos imposibles. Hemos podido acceder a algunas de estas islas, pocas. Metiéndonos de agua hasta la barriga llegando a la casa empapados de agua y fango hasta dentro de los calzoncillos, una caza muy dura e infructuosa a la vez por desgracia, pues en pocas islas hemos podido llegar a entrar, pues algunas estaban rodeadas de aguas de hasta 4 metros de profundidad.


Mariano y Paolilla metidos en el agua del cangrejo  mientras entramos una piara de cochinos que está en el borde de una de las islas. La cara de la Paolilla lo dice todo...


Los carpinchos o capybaras se pueden contar por miles en los humedales, La Paolilla quiere cazar alguna para llevarnos a España, pero como dije su exportación por ser animal autóctono esta de momento prohibida, ya veremos.. alguna habrá que llevarse. Es un trofeo homologable en el libro de récords, de hecho a los cazadores Yankees les encanta cazarlas. Se homologa el craneo ancho x largo, como el lobo o el puma. La piel es preciosa.

Búfalos de agua

Terminando la tarde y gracias a un bosquecillo que rodea una parte del cangrejal donde se encuentran los búfalos conseguimos a favor de aire colocarnos Paola, Martin y yo mismo a tiro de búfalo, unos 60 metros de la gran manada que pace tan tranquila sin sospechar absolutamente nada. Unos ejemplares están de pie y otros tumbados rumiando. El inmenso macho que buscamos está echado en medio de la manada pegado al borde de una laguna y perfectamente a tiro, sin ningún ejemplar que moleste el disparo con el riego de herir al búfalo equivocado.

Tengo al macho con la cruceta en el hombro con 6 aumentos puestos y no queda mas que montar el pelo y hacer tronar al .300 win mag....Tras un rato de dudas y hablarlo con Martín y a pesar que la Paolilla no hace mas que decir que le tire, decido no tirarlo y dejarlo para otra ocasión con el .375 HH o el .458 win mag. que también tiene Martín en la otra finca, pues corremos serio riesgo que los 180 grains de mi querido .300 win mag. no sean suficientes para bloquear al macho de un solo disparo y este se meta en lo profundo del pantano de cual solo le separan dos metros, perdiéndose para siempre.

En la caza hay que saber también cuando no tirar y se que estamos haciendo lo correcto siendo prudentes...Tengo solo tres horas de coche desde mi casa en Buenos Aires hasta aquí y ya habrá tiempo de volver y terminar con un buen búfalo o dos, cuando tengamos el rifle adecuado. Otra cosa hubiera sido pillarlos en terreno abierto alejados del pantano con tiempo para meterle 3 o 4 impactos del .300 en las paletas, pero así no.

En cuanto a los cochinos el ultimo día mas de lo mismo, no podemos entrar en las islas mas querenciosas y aunque vemos piaras de 20 o 25 cochinos por todas partes de los bordes del cangrejal no somos capaces de ver ni un verraco de los buenos que los hay, pero que listos que son, no salen a los márgenes exteriores del cangrejal como hembras y lechones, se guardan en las mencionadas islas a las que no tenemos acceso.

Finalmente decido tirar un par de navajeretes que gordos como tejones tiene uno sus 80 kilos y el otro casi 100, pero por la abundante comida pues son guarros jóvenes quizá de un par de años el uno y tres el otro...

Uno de los dos machetes que cobré el ultimo día por matar algún cochino, pues no pudimos dar con los buenos machos al no poder acceder a las islas por las tremendas inundaciones

En fin, nos vamos tras 5 días de caza maravillosos, cazar bichos nuevos para mi como han sido el antílope y el ciervo axis, ver una cantidad de caza inconmensurable, descubrir un montón de especies animales maravillosas no cinegéticas también... Y ver mas patos, palomas, perdices y tórtolas que en toda mi vida...Además de descubrir estos terrenos maravillosos a los que volveré varias veces sin duda mientras esté en Argentina. Para cazar búfalos, cochinos y seguramente algún antílope y axis más...Ponemos la Paolilla y yo rumbo a la fabulosa Patagonia sur, a conocer los glaciares y los Andes, maravilloso plan sin duda, lo contaré en el blog próximamente. Las fotos que he podido hacer por allí son impactantes y el viaje entero digno de ser contado...


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Caza en la pampa húmeda, Ciervo axis


Lo que es la caza, después de lo trabajadísimo que ha resultado conseguir el magnifico antílope negro, la fortuna me puso al Axis en la cruz de la forma mas inesperada.

Lo lógico hubiera sido lo contrario, pues como dije los antílopes están en pleno celo y esto facilita mucho las cosas. Pues nada tuve que entrar muchos pero muchos machos para encontrar el sobresaliente.

Los ciervos Axis es el peor momento para cazarlos, el celo llega en Argentina a estos bichos entre finales de Diciembre y principios de Enero y cazando en Noviembre como cazaba, solo los machos muy viejos están limpios, teniendo borra la mayoría de los demás. Es como si cazamos corzos a finales de Marzo o muy principios de Abril en España, vamos...Solo los machos mas viejos y grandes estarán limpios estando el resto sin siquiera descorrear.

De hecho vi cazando muchas pero muchas manadas de Axis que por la época están en grandes pelotas de machos jóvenes con hembras y el 95% de los machos estaban con borra todavía.

El ciervo Axis que como dije es oriundo da La India, fue introducido en Argentina hace 100 años aproximadamente. Se adaptó perfectamente a varios hábitats distintos en este país, a saber el que yo cazaba, es decir el tipo de terreno que llaman pampa húmeda, en la provincia de Buenos Aires, y también otros en la provincia de La Pampa en terrenos que son lo mas parecido al centro-sur de Epaña. Dehesas, sierrecillas, siembras de cereal...

Hay mucha pero mucha abundancia y forma manadas de hasta 100 individuos hasta que llega el celo y los machos viejos que son mas solitarios durante todo el año echan a los jóvenes y forman sus harenes de hembras. Fisicamente es bastante parecido al gamo, algo mayor y en librea. Excepto que no tiene palas sino cuernas poco ramificadas de 3 puntas cada una pero de forma muy bonita y abierta en los buenos ejemplares. Todo el lomo está pintado con lunares blancos que lo mimetizan en el claroscuro del bosque. En la testuz y hasta el morro tienen pelos mas largos, rizados y oscuros que el color casi rojizo que el resto del pelo.

Estuvimos la mañana entera del tercer día viendo muchísimas manadas de hembras y jóvenes todos con borra, la cantidad de axis en esta finca es tremenda, me comentaba Martín el sobrino del dueño que calcula una población de alrededor de 1500-1800 ciervos en la finca. En ningún momento pude ver un macho tirable, tres o cuatro machos jóvenes sueltos vi que estaban limpios pero con trofeos mediocres de unos 60-65 cm. La calidad en este ciervo en Argentina como pasa con los antílopes, ha bajado enormemente por el mismo motivo, mucha población, muchas hembras por macho, ausencia de gestión, solo se han estado cazando los machos grandes los últimos 30 años. Hace 30-40 años se cazaban muy pocos en este país y se cazaban trofeos excepcionales de mas de un metro de largo de cuernas y un grosor tremendo.

En uno de los salones de la hacienda al fondo un excelente trofeo de axis cazado hace 20 años o mas con 96 de largo y un grosor impresionante.

Hoy cazar un macho de axis, de mas de 85 centímetros es muy muy complicado y los grosores han bajado mas aun, siendo imposible hallar un macho con el grosor del trofeo de la foto, que es tan grueso como la cuerna de un ciervo europeo medio bueno.

Volvimos a la hacienda a comer, como no un asadito y descansar un poco antes de salir a cazar la tarde e intentar echarnos a la cara algún axis como lo que busco que sería un macho de unos 88-90 cm, siendo complejo alcanzar estas medidas me conformaré con 85-86 cazando dos días mas si no veo algo mejor, por debajo no tiraré ninguno. Así,  puede que me vuelva sin el axis esta vez, pues incluso los 85 son complejos y mas en esta época que no hay celo y se ven poco y mal los machos grandes fuera de lo cerrado del bosque.

Instalaciones de los gauchos en la hacienda donde guardan sus achiperres, duermen y también desollan la caza o los corderos de los que prácticamente se alimentan en exclusiva, mas algún bicho salvaje que capturan.

Destartalado y primario guadarnés de los gauchos de la finca

Después de comer volvemos a salir con lluvias intermitentes y tras ver numerosos antílopes, manadas de ciervos sin nada destacable y perder media tarde observando junto al pantanal una gran manada de búfalos por si vemos algún macho como lo que busco, sin conseguirlo pues solo algunos machos mediocres acompañan la gran manada de unos 60 individuos...cogemos el coche para desplazarnos a otra parte de la finca a unos 6 kilometros donde Martín tiene vistos un par de ciervos machos buenos pero hace como un mes cuando aun tenían borra.

En el camino paramos junto a otra gran charca pues empieza a refrescar por la proximidad del atardecer y hay aquí y allá mas de 20 cochinos alrededor del pantanal mas que charca, pues la extensión de esta es de unas 15 hectáreas por lo menos... Nos detenemos, echamos pie a tierra y nos ponemos a observarlos con los prismáticos pues si hay un buen navajero en la turba de cochinos que desperdigados hozan las praderas y orillas del pantano por supuesto lo vamos a entrar y a tirar.

Perdemos mas de una hora en esta cuestión y digo perdemos pues el diagnóstico final es que no hay ni un buen macho en el jabardillo. Hembras muy grandes, lechones y algún machete grande y gordo como un tejón pero joven sin boca.

Es tarde cuando llegamos al bosque donde Martin hace como un mes vio un par de Axis buenos aun con borra y no nos queda ni media hora de luz. Según echamos pie a tierra y nos adentramos en una especie de lengua de pasto que divide el bosque, voy mirando huellas en el suelo y tanto Mariano como Martín me zarandean uno de cada brazo, levanto la vista y veo un buenísimo axis cruzando el trozo de pradera de un bosquete al otro. Va al paso pero la anchura del claro no será mayor de 150 metros.

Empieza Martín a silbarle por ver si se para, pues Mariano ya no hace mas que decirme, tíralo que es muy bueno, no lo dejes cruzar, es buenísimo, no vas a encontrar otro así...y bueno en fin se pone algo nervioso...

Los silbidos de Martin no hacen efecto ninguno en el ciervo pues nos separan de el unos 200 metros y el viento en contra, es decir a nuestro favor, es fortísimo y creo que el ciervo no está escuchándole silbar.

Estoy ya perfectamente apoyado en el trípode la cruz puesta en la paleta y lo voy siguiendo con 8 aumentos, en su lento andar...Ambos me atosigan con el tírale, tírale y cuando solo le quedan 15 o 20 metros para llegar al otro bosquete, monto el pelo del mannlincher y acaricio suave el gatillo, viendo al axis caer como un trapo por el visor.

Ambos me abrazan y jalean y me dicen que es buenísimo, yo no he tenido tiempo ni de fijarme bien en la cuerna, he confiado en lo que me decían pues además el ciervo no ha parado en ningún momento y lo he tenido que tirar andando o se me tapaba.

Llegamos a el anocheciendo y efectivamente es muy bueno, tiene 92 centímetros lo que es muy muy difícil de conseguir, eso si no es muy grueso, en la media de los machos hechos, pero es largo, abierto y con buenas rosetas, un magnifico trofeo de axis. Esta vez puesto delante de mi rifle por la fortuna, la caza a veces también es así...

Perfil del excelente ciervo axis, pueden verse las buenas rosetas en esta foto

El ciervo Axis de frente, se puede apreciar la preciosa librea

( continuara...)


Caza en la pampa húmeda, Antílope negro


Después de unos meses por Argentina con el tedioso trabajo como única actividad, por fin conseguí la segunda semana de Noviembre sacar unos diitas libres para poder cazuchear un poco alguna de las especies que campan por este bello país en lo que a la naturaleza se refiere.

Es tan grande este país y tantas las especies cinegéticas, que debía elegir un tipo de terreno, un tipo de  cacería y algunas de las especies existentes pues todas es imposible en unos días. Sobre todo en la parte de todos los terrenos pues son muy variados y también en cuanto a las especies, pues algunas de ellas están en Noviembre fuera de temporada.

En Argentina tenemos que distinguir en cuanto a las especies mayores cazables, por un lado las autóctonas. Es decir las que existían cuando los españoles llegaron y las introducidas por europeos después.

Evidentemente me interesa mucho mas cazar las autóctonas pero las locas leyes de este país me parece que van a hacer que me quede con las ganas, pues pueden cazarse algunas de ellas, otras no, pero las que pueden cazarse no pueden exportarse los trofeos. Una locura, pero es lo que hay.

Estas autóctonas son a saber: El puma. El cual me apetece evidentemente muchísimo cazarlo siempre que sea en abierto en la zona de Patagonia, pues también existen de bote en La Pampa lo cual ni se me pasa por la cabeza claro.
Los tres tipos de Pecaris, de los que pueden cazarse el de collar y el labiado, siendo además super interesante su caza, por varios motivos para mi.
Uno cazarse en el norte del país en los bordes de la selva un terreno nuevo para mi, otro por ser especie nueva que no he cazado y el ultimo por mis genes montero-hispanicos que como todos sabemos nos inclinan a cazar cochinos sin parar, del tipo que sean....Además estos pequeños cochinejos son realmente agresivos y ofrecen una caza muy interesante. En este mismo hábitat de selva tropical al norte del país están las corzuelas que la verdad quitando que seria especie nueva para mi no le veo otro acicate a su caza.

Después están las especies que siendo autóctonas y sumamente interesantes, está completamente prohibida su caza legal, no solo su exportación, también su caza. Serian el HUEMUL, pequeño ciervo patagónico que habita en el sur de ese vastísimo y alucinante lugar que es la Patagonia chilena y argentina y el otro el CIERVO DE LOS PANTANOS. También habita este último como pecarís y corzuelas en la zona norte del país en las selvas tropicales y semitropicales, además de la zona de corrientes, entrerríos etc...de hábitat no tan al norte pero biótopo parecido ( selvas y pantanos ).

Y por ultimo entre las autóctonas nombraré algunas que pueden cazarse, no exportarse pero que digamos tienen relativo chance en cuanto a lo cinegético. Serían lo que los argentinos llaman Carpinchos, que son las famosas Capibaras, especie de roedor gigante que vive en los cangrejales y pantanos y el Ñandú, un avestruz autóctona algo menor que la africana y menos vistosa en cuanto a librea, grisáceo el macho y algo mas pardusca la hembra.

Total que mientras me decido si me lío con esas autóctonas que no pueden exportarse y tienen sumo interés para mi como son el puma y los pecaríes, serán las introducidas las que me darán los lances.

Para el mes de Abril que en el hemisferio sur es el otoño tengo reservados dos ciervos en berrea en la Patagonia norte ( zona del parque nacional de Los Alerces y el lago Nahuel Huapí ) paraíso montañoso donde pueden cazarse tremendos venados europeos que los argentinos llaman colorados de hasta 260 puntos CIC ¡en abierto y montaña! y esta es la primera especie que hace unos 100 años fue introducida por europeos en Argentina. Después está nuestro querido sus scrofa por todo el país y en todo tipo de hábitats, desde los montañosos de la Patagonia, los montuosos y agrícolas de La Pampa que sería lo mas parecido a España o los humedales llanos rodeados de pantanos del centro del país, provincia de Buenos Aires.

Además se introdujeron también hace unos 100 años varias especies asiáticas, concretamente de La India como son el antílope negro, el ciervo Axis y el Búfalo Asiático o de agua. Además hay algunas mas que se introdujeron pero que para mi tienen poco o ningún interés cinegetico, como el Carnero cuatro cuernos, la cabra cimarrona, el Gamo que además no alcanza trofeos decentes en abierto en Argentina, seguramente por no ser su hábitat ideal.

Con todo esto me decidí por el antílope negro, ciervo axis, búfalo asiático y como no, mis queridos cochinos que alcanzan tamaños de trofeos espectaculares en Argentina. Estas cuatro especies pueden combinarse en los mismos terrenos de Pampa húmeda, del centro del país. Intentaría cazar uno de cada una de las especies asiáticas nuevas las tres en mi morral, seleccionado desde luego tres trofeos de alta calidad o puntuación y 4-5 cochinos buenos.

La caza de estas especies es totalmente en abierto lógicamente y hago la distinción de buenos trofeos pues hay bastante cantidad de caza en los terrenos que iba a cazar pudiendo si no seleccionas, cazar varios individuos de cada una de ellas. Pero no está en mi afición hace muchos años lo cuantitativo, sino lo cualitativo y soy perfectamente capaz de batirme el cobre varios días por cada bicho hasta encontrar lo mas grande posible de cada especie o incluso volverme sin tirar si no lo encuentro y otra vez será. Es mi filosofía en caza y mas cuando intento una especie que no he cazado, cualquier otra forma de pensar mientras se haga legalmente para mi es respetable, pero esta es la mía.

En la actualidad los antílopes negros que se pueden considerarse buenos trofeos en Argentina serían los que alcancen entre 48 y 50 cm de longitud en esas bonitas cuernas espiraladas. Siendo muy muy difícil superar esos 50 centímetros desde hace muchos años. Este antílope puede llegar a alcanzar los 60-65 centímetros en su trofeos, pero esas medidas que daban los mayores hace mas de 20 años y siquiera superar esos 50-52 que yo estaba dispuesto a buscar rara vez se alcanzan, por motivos varios. Exceso de individuos, falta de caza selectiva, descompensación en el sex-ratio con cantidades de mas de 20 hembras por macho etc...Me marqué mi mínimo pues en los 50-52 cm, si luego al tenerlo en la mano son 48-49 que es lo mayor que suele matarse, bien estaría pues equivocarse en un par de centímetros en este trofeo es algo que puede suceder, pues además se suelen realizar avistamientos y tiros bastante largos, no hay mas remedio dada la poca cobertura de sus hábitats que dificultan entradas mas cercanas.

Llegamos sobre mediodía a la finca donde íbamos a cazar y a alojarnos en una vieja hacienda de 1870 que aunque está mantenida mas o menos, tiene un aspecto semi-dejado y añejo como casi todo en este país. No obstante tiene un encanto impresionante. La casa y todas las instalaciones que dan alojamiento a los gauchos. Sus caballerizas etc...
Los terrenos de La Mascota, que así se llama esta inmensa finca de 4.600 hectáreas son enormes pastizales verdes todo el año y que de lejos da la impresión que son inmensos jardines de césped bien cuidado llanos como la palma de la mano y prácticamente sin horizonte. En ella pastan 2.000 cabezas de ganado de las que 800 aproximadamente son la cría de terneros del año. Esto que parece una cantidad enorme de cabezas, aquí es muy poco para una finca de este tamaño. No olvidemos que toda ella es de pasto de alta calidad que dura verde y jugoso todo el año y por tanto podrían tenerse incluso sin afectar a los animales salvajes y su desarrollo hasta 3-4.000 cabezas tranquilamente. Cuando ves estos enormes pastizales lo primero que te preguntas es donde coño se ocultan aquí en esta alfombra los posibles animales salvajes.

Casa principal de la vieja hacienda de 1870

Casitas pertenecientes a la hacienda donde viven los gauchos que se encargan del ganado

Pero cuando te adentras en este soberbio paisaje te das cuenta de que a parte de muchas matas espinosas sobre todo, sueltas aquí y allá hay numerosos desniveles, barranqueras, y arroyos sucios de arbustos que claramente ofrecen encame y ocultación a una fauna riquísima y abundante. Tanto la cinegetica como la no cazable.
Además, de las casi 5.000 hectáreas de la finca casi 800 en todo el centro de esta son enormes pantanales de aguas someras en su mayoría de entre medio metro y tres metros de profundidad. Algo así como las marismas de Doñana con dos enormes brazos de río que entran en los pantanos y los mantienen en estos niveles mínimos todo el año. Creciendo eso si, si las lluvias son demasiado abundantes.
Estas mas de 1.000 hectáreas que forman los cangrejales que es como los argentinos llaman a estos terrenos, mas los dos brazos de río, están completamente sucios de abundante vegetación de rivera. Como juncos, eneas y otras muchas variedades vegetales nuevas para nosotros. Es importante mencionar que dentro de los cangrejales hay islotes e islas en gran cantidad desde pequeñas extensiones de 1.000 metros cuadrados, hasta grandes islas de varias hectáreas. Algunas sucias de bosque. Además en el resto de la inconmensurable llanura que forma la finca hay muchas charcas y lagos sueltos desgajados del gran pantano central y varias manchas mas grandes o mas pequeñas de bosque de arboles de varias especies de gran altura y casi sin monte bajo.

Vista de parte de los cangrejales

Charcas rodeadas de bosquetes que salpican la finca por todas partes

Punta de ganado en un cercado, preparadas para ser vendidas y convertidas es los famosos y excelentes asados argentinos

Caballo de los gauchos, su fundamental herramienta de trabajo. Como sus piernas para nosotros. Son excelentes jinetes como todo el mundo sabe

Hay dos formas fundamentalmente de cazar estas extensiones enormes, una para el que le guste el caballo y lo domine, cubriendo terreno a sus lomos, esto no es para mi...Y la que yo elegí que es recorrer con la pic-up el terreno, localizando la caza a uno o dos kilómetros y después a pinrel haciendo las difíciles entradas por la poca cobertura en general parando a 400-500 metros de la caza y con ayuda del Spotting decidir si es lo que buscamos para casi arrastrándote como un lagarto tratar de ponerte a 200 o 300 metros de los antílopes, terminar de juzgarlos a prismático y/o Spotting y realizar el disparo llegado el caso. Siempre difícil por la distancia y por lo llano que no permite tirar cuerpo a tierra, teniendo que hacerlo de pie o rodilla. Mejor la segunda opción para hacer el menor viso posible. Además de que no soy amigo de los caballos ni monto bien, me parece mucho mas deportiva la opción del rececho que levantar la caza de los pantanos o barranquetes y tirarles de aquella manera desde el caballo o echando pie a tierra, mucho mas cerca, quizá a 60 u 80 metros, pero a bicho huido.

"Vehículos gauchescos"


Manada de caballos

Tras soltar los bartulos en la hacienda y meternos entre pecho y espalda la primera parrilla compuesta de las famosas y excelentes piezas de carne Argentina compuesta por el asado, la entraña, el vacío, la colita de cuadril y demás cortes todos maravillosos, con el añadido de las achuras que no son mas que las piezas que nosotros llamamos casquería como son los chinchulines, riñones, mollejas etc...Más los excelentes chorizos criollos, todo ello precedido por las también típicas tablitas de picada, es decir tablas repletas de distintos embutidos y quesos variados, todo ello regado de los no menos magníficos caldos de Mendoza al norte de la Patagonia...

Pasamos ligeritos de estómago a probar los dos rifles que me han traído para elegir uno, asegurar que están puestos a tiro y demás...
Mariano, argentino que me organiza la cacería y que ya considero amigo, pues su seriedad y experiencia en caza además de su afición y magnifico trato, me han encantado me ha traído para elegir un Weatherby Mark de culata de madera en cartucho .300 win mag. y un Mannlincher pro-hunter con culata sintética .300 win. mag. igualmente.
Ambos montan con monturas fijas visores Kalhes 2,5-12x56 mm pues Mariano además de buen orgánico y cazador es el representante e importador de la marca austriaca en Argentina. Buenos y pesados equipos ambos sin duda. Elijo sin pensarlo mucho el pro-hunter pues ademas que soy fanático de los rifles mannlincher es el plástico mucho mas apropiado para estos terrenos plagados de barro y agua, no soy nada amigo de los rifles Weatherby con esas culatas yankees tan deformes. Los dos pesan como armarios, así que en esto están igual.

Fachada de la casa principal de la hacienda donde nos alojamos casi un cortijo andaluz si no fuera por las cuatro estancias redondas que no son mas que cuatro habitaciones en las cuatro esquinas y la ausencia de patio interior
Huertecito en los impresionantes e inmensos jardines de la hacienda
Tiro a 100 metros un par de tiros con el pro-hunter y hago un cacahuete perfecto sobre el 10 de la diana, ¡así que pitando a cazar que es a lo que hemos venido y quiero aprovechar la tarde!
La idea es empezar con el antílope y centrarnos en el hasta que lo consigamos, no siendo que en esta búsqueda crucemos un buen axis, en el cual me he puesto la meta en mas de 85-88 centímetros, una meta bastante alta también o que nos salte un buen navajero en cuyo caso lo tiraría igualmente. El tema búfalo es mas específico y como siempre están en los pantanales va a ser mas difícil cruzar alguna manada hasta que toque buscarlo.

Enseguida salimos a recorrer las tremendas llanuras con la Toyota empezamos a ver grupitos de antílopes desde larguísima distancia no en vano se ven desde varios kilómetros como puntitos marrones claros las hembras y un puntito negro el macho. Estamos en pleno celo y los grupos constan de un macho territorial con su harén alrededor o peleando por el con otro macho que le disputa las hembras al que las corteja. La distancia como decía en que tanto Mariano como Martín que es el sobrino del dueño de la finca y el que gestiona la parte de caza, detectan y casi juzgan en primera valoración los machos me impresiona. Hablamos de varios kilómetros y mi vista no está entrenada a estas distancias en terreno llano, si en montaña donde existen puntos de referencia, pero en estas llanuras hay que acostumbrarse. La verdad que después de ver unas cuantas manadas los detecto igual que ellos, eso si la parte de juzgar en esa primera valoración el trofeo de los machos imposible. Esto son años de costumbre. Como si me los llevo a ellos a juzgar rebecos a distancia imagino que les mojaría la oreja.

Parrilla al canto

Saliendo con la pic-up entre las manadas de caballos
La verdad que me impresionan la cantidad de grupitos de antílopes que vemos y me alegro enormemente de haber elegido pleno celo para cazarlos pues como todos nuestros bichos también, es la mejor ocasión para ver muchos y como no para ver algún macho importante, que es lo que busco, después ya veremos. Durante toda la tarde entramos a pie o a rastras a varios machos que o están locos tratando de agrupar a sus hembras, tumbados en pleno agotamiento junto a ellas o parejas de machos que están peleando entre si por hacerse dueños de harén y aunque varios de ellos son digamos el tope que suele encontrarse, es decir unos 48 centímetros de cuerna, siendo la primera tarde por supuesto contengo las ganas que tengo de apiolar uno de estos preciosos bichos. Decir que me fío siempre de las medidas que me cantan mis dos acompañantes pues no he cazado un bicho de estos en mi vida y yo los de mas de 45 según los guías, los veo inmensos, preciosos y muy negros de capa. La librea mas negra no siempre tiene que significar que vaya a ser un macho mas viejo o de mejor trofeo, aunque suele coincidir no siempre se cumple esta regla. Como nuestros monteses vamos. No obstante además de tener mas de 50 de trofeo me gustaría que fuera muy negro, para montarlo de pecho que tengo pensado. ¡ no pido ni ná ! jaja.

Decir que algunos machos tienen dos vueltas y otros tres en las espiraladas cuernas, normalmente es evidente que los mas grandes tienen tres, aunque como algunos las tienen mas abiertas las espirales puede haber dos machos de 45 cm uno con dos vueltas y otro con las tres. No obstante los de mas de 50 que yo busco tienen tres e iniciando lo que vendría ser la cuarta vuelta, es decir las puntas hacia afuera.

Nos retiramos esta primera tarde sin tirar pero estoy impactado con tata belleza, con tanto verde, con tantos antílopes y habiendo visto también varias manadas de axis, aunque ningún macho buenecete. Miles de patos, palomas y pájaros que no he visto en mi puñetera vida a cuales mas bonitos y coloridos. Ñandús, carpinchos o capibaras a punta pala en las charcas. Mulitas y peludos, que son dos especies de armadillos graciosísimos siendo el peludo mayor en tamaño que la mulita y como su propio nombre indica con largos pelos sobre el caparazón.

La mañana siguiente empieza ¡ a las 4 de la mañana ! mortal el madrugón pero es que en el hemisferio sur y tan al oeste como Argentina está amanece en esta época a las 4.45 hs horribles madrugones me esperan. Desayunamos rápido y salimos de la hacienda con lluvia constante y fina tan habitual en la pampa húmeda, es lluvia varetuda de esta que acaba calando hasta los huesos, vaya hombre. La buena chaqueta de Gore-tex es fundamental en estos andurriales...

Al igual que la tarde anterior nos pasamos la mañana haciendo entradas a antílopes que voy desechando tirar por ser los mejores según Mariano y Martin de 46-48 centímetros los cuales me empiezan a advertir que debería considerarlos, sobre todos los mas abiertos y gruesos que den puntos, pues va a ser complicado que encontremos algo superior. Ellos ven y cazan muchos al año en varias zonas. Soy muy cabezota y concienzudo con estos temas y en mi cabeza no cabe nada por debajo de 50, así que no tiro ninguno. ¿Se hubieran conseguido los grandes trofeos de cualquier especie si no hubiera cazadores que ven la caza mayor de esta forma?, es una pregunta retórica. Obviamente no. Para conseguir grandes rebecos, grandes corzos o trofeos magníficos de cualquier especie hay que contenerse y no tirar, no ya cualquier cosa, sino incluso no tirar buenos trofeos si buscas algo superior.
Así las cosas nos retiramos a comer destrozados y tras una siestecilla mis guías, yo no, pues solo pienso en el jodido antílope grande, salimos a cazar la tarde con la misma tónica de la mañana, la de lluvias intermitentes que calan hasta los huesos, la de entradas a antílopes la mayor parte de las veces a cuatro patas embarrándonos hasta los huesos y la de no tiro nada menor de 50...Seguimos viendo mucho de todo en cuanto a manadas de ciervos, carpinchos, ñandúes y de todo, de todo menos un antílope superclase que es lo que yo busco.

Queda quizá menos de hora y media para anochecer y vemos a mas de un kilómetro dos antílopes peleando por unas hembras que tienen pinta de ser muy buenos y nos decidimos a entrarlos. Tenemos que dar un rodeo inmenso a paso ligero y semi-agachados pues las hembras se interponen en una entrada mas directa y como nos detecten se jodió el invento...Tras mas de 45 minutos de entrada los últimos 250 metros a rastras nos parapetamos en un pequeño montículo que a duras penas nos tapa a los tres y estamos a 180 metros de los contendientes que han dejado de zurrarse. Uno de ellos, supongo que el perdedor que coincide es el mas pequeño de los dos está tumbado y tiene unos 45-46 centímetros lo cual lo invalida completamente incluso para mis guías que están bastante cansados de buscar el gran antílope. El otro, tiene la cabeza baja aun estando de pie a unos 200 metros y no nos permite juzgarlo. Tras un rato la levanta, tengo el rifle apoyado en el trípode y la cruz puesta en su paleta y pregunto a Mariano, que solo contesta ¡ 48 ! tal vez 49, pero es bastante abierto....Yo creo que con la esperanza de que el jodido cabezota íbero, que soy yo por supuesto se decida a apretar el gatillo y acabe con el antílope. No lo tiro....En ese momento Martín detecta como 400 metros a nuestra izquierda un antílope echado ¡ que con la cabeza hacia atrás se toca prácticamente el culo !

¡ Es magnífico ! dicen ambos que lo valoran con los prismáticos. ¡ A por el !...contesto yo y nos arrastramos o gateamos como podemos y a poco de atardecer con la esperanza que sea lo que busco. Conseguimos meternos a 230 metros de medidor con el antílope echado y Mariano me avisa que no podremos acercarnos mas pues el antílope sin detectarnos sospecha algo, es un viejo macho y ha tenido que salvar la pellica mas de una vez, seguramente. Pongo el trípode a la altura para tirar rodilla en tierra y meto 12 aumentos al visor. Lo veo inmenso por la retícula, el mas grande de los muchos que he visto en mas de 12 horas que llevamos hoy entrando antílopes, mas las 6 o así que echamos ayer...Mariano me susurra desde atrás que piensa que puede tener 50 o 51, aunque no es de lo mas abierto que hemos visto...Sin pensar mas me concentro solo en el disparo, respiro hondo, monto el pelo al mannlincher y trato de parar la cruz en el codillo del precioso bicho que se ha puesto en pie...

! Pouuuum! suena el .300 aunque yo casi ni lo escucho y el antílope como borracho empieza a dar carrerillas cortas de un lado para otro en muy poco terreno. He notado perfectamente el zap en blando y se que es un ¡¡ good shot !!....Un tiraco en el codillo en Román paladino vamos...El precioso animal cae tieso y nos abrazamos los tres, saltamos, gritamos y nos besamos incluso...Con la cera a cazar que he dado a los dos argentinos, nos hemos hecho casi hermanos...Corremos hacia la ansiada pieza y al llegar a el yo el primero, alucino...¡ Es fantástico ! Martín saca la cinta métrica y ¡ llega a los 54 centímetros nada menos ! Es el mejor antílope que se ha cazado este año, con todos los que se cazan...Está claro que el que la sigue la consigue. Es medalla de oro sobrado a pesar de ser no ser de los mas abiertos.

Con Mariano y el excelente antílope negro de ¡54 centímetros nada menos!

Con mi magnífico antílope, trabajado como mandan los cánones.

El primer bicho ha sido además de muy muy trabajado un gran trofeo y en un lance de infarto, ¿ que mas se puede pedir ?...

Continuará...



lunes, 25 de septiembre de 2017

Palermo SOHO


El Barrio de Palermo SOHO, es un lugar magnifico para pasear o ir de compras. Pueden encontrarse tiendecitas de todo tipo, con diversas mercancías muchas veces a buen precio. No es habitual encontrar en otras zonas de Buenos Aires, tal variedad y tales precios.

Ademas un surtido mercadillo se monta entre sus callejuelas. Maravillosas para callejear cámara en ristre, pues encuentras composiciones realmente curiosas. Casi en cada esquina te encuentras con casas mas o menos viejas decoradas con curiosos grafittis.

Hay bastantes baritos donde poder tomar una cerveza fresquita o degustar una parrilla Argentina con sus sabrosas carnes de vacuno, achuras o chorizos criollos. Es una zona que aunque aparece en casi todas las guías turísticas, las típicas parrillas no tienen un precio alto como en otros lugares de la ciudad que aprovechan la fama de estas para apuñalar a los turistas. Además muchas de ellas cuentan con terrazas para disfrutar de un magnifico día de sol. Esta es una ciudad preciosa en días de sol y triste, muy triste cuando está nublado y lluvioso.





Solemos la Paolilla y yo darnos una vueltecita por El Barrio que no queda lejos de casa, tomar unas cervezas y terminar comprando en el mercadillo alguna chuchería antes de comer una buena parrilla hoy de entraña, mañana de asado, que mas da.





Como en casi toda la ciudad se pueden encontrar imágenes que en España hace años que no vemos. Bien antiguos automóviles, bien locales con artesanos de todo tipo, bien talleres a la antigua usanza. Estas cosas son las que mas me llaman la atención en esta gran ciudad, ordenada y caótica de una vez que es Buenos Aires.






Te encuentras en este barrio cantidad de fotógrafos, profesionales y amateurs. Retratando, tomando cursos o sacando fotos de los edificios. La verdad es que esta es una ciudad con muchos y buenos fotógrafos, pero no es habitual ver casi ninguno practicando lo que mas me gusta a mi, la fotografía de reportaje. La callejera, sacando a la gente en primer plano con 35 mm. Para este menester es una maravillosa ciudad, con gente por todas partes a cual mas extravagante.






Encuentras en Palermo soho, maravillosas y antiguas tienditas como las librerías verdaderamente añejas con muebles antiquísimos y pequeñas cafeterías en su interior, donde la gente que compra un libro puede empezar a devorarlo acompañado de un cafelito.










Recuerda bastante a la zona del rastro de Madrid, pero con muchas calles adoquinadas y una decadencia latente en casi todos los edificios y las propias callejuelas que lo circundan.







Te encuentras en cada esquina con músicos callejeros que al mas puro estilo argentino. Trabajan la ley del mínimo esfuerzo, pidiendo el dinero por delante antes de molestarse en tocar. Si le dices que si entonces se molesta en aporrear el instrumento, si no pregunta a otra persona. Y yo me pregunto si tendrán también un sindicato de músicos callejeros... Unos golfos.






Todo tipo de personas te encuentras por El Barrio, gente sola, familias, rastafaris, bohemios, ancianos, turistas...Paseantes de todo tipo...






Mucha gente pasea en bicicleta por El Barrio, la verdad que en toda la ciudad se ve bastante gente en bicicleta, valor tremendo hay que tener para recorrer esta ciudad de trafico caótico y ausencia de normas para regularlo en dos ruedas, pero oye valientes hay muchos.







Es mucho mejor pasear tranquilamente en esta ciudad y mas en barrios tan pintorescos y entretenidos como este de Palermo Soho.






Este mismo dia nos metimos la Paolilla y yo una mini parrilla solo de choricito criollo y una entraña que estaba para subir al cielo. Que cosa mas exquisita dios mío. Acompañada de una buena ensalada y un plato de patatas fritas, todo regadito con cerveza helada.







Tuvimos un día de sol fantástico por fin, pues es muy lluvioso Buenos Aires, no en vano se sitúa en plena Pampa húmeda como ya dije en alguna entrada anterior y aunque tiene bastantes días de sol y estos son maravillosos, también tiene rachas de 10 o 12 días sin parar de llover torrencialmente, muy grises además. Y de una de estas rachas salíamos este día de paseo.






Para terminar el paseito, volvimos a comparar alguna cosilla en los puestos del mercadillo, pues cuando pasamos por la mañana estaba sin montar en su mayor parte. Puede verse alguna foto de los operarios de la ciudad montando las estructuras que forman los tendeteretes.















Hasta la próxima entrada!!