lunes, 19 de septiembre de 2016

El cochino en la provincia de Barcelona



Llevo un tiempo de unos 6 meses por Barcelona por motivo de trabajo y claro me he buscado algo donde poder cazuchear por aquí. No es fácil. La terrible demagogia a las que estamos desgraciadamente bien acostumbrados los cazadores para con nuestra actividad, llega por aquí a limites insospechados.

Bueno, no creo que esto sea sorpresa para nadie, no hay mas que ver el telediario. ¿ Porque iba la caza a ser diferente a lo que ahí puede verse con el resto de la vida pública?

Mi postura en una de las batidas, no hay claro alguno para tirar


El abandono del monte por parte de la administración es terrible por aquí. No se hacen cortafuegos, no se desbroza el monte, todo esto con un supuesto halo de ecologismo barato que estos penitentes cazadores catalanes aceptan con resignación y abnegación. Las propias cuadrillas de retén de incendios han de pagarlas los payeses por aquí. Los payeses es la forma en que genericamente llaman a los campesinos, agricultores, ganaderos etc...

Barrancos del arroyo, afluente del Llobregat, que cruza nuestro coto de Piera y que cazucheamos a principio de temporada por estar los guarros aquerenciados al agua.


Practicamenete nadie laborea el campo ya por aquí. Las urbes recogen el 90% de la población y los pueblos y campos están salpicados aquí y allá de chalets de los urbanitas habitantes de Barcelona. La visión del campo y sus actividades que durante siglos lo conservaron e hicieron un recurso sostenible, es sesgada totalmente a ojos de dicha sociedad idiotizada por completo.

En la sucia postura del río, imposible tirar con visor.


Y así las cosas el monte se lo ha tragado todo. No quedan cultivos de secano en casi ninguna parte, ni ganado ni nada. La caza menor brilla por su ausencia total, no siendo por algunas migratorias como la becada, la paloma torcaz que ha echo suyos los parques periurbanos y urbanizaciones haciendo totalmente sedentaria por aquí y el zorzal que ellos denominan tordo y que pasa y vuelve por los pirineos.

Los pocos claritos en mi postura de ayer, tambien entre los derrotes que dan al río.


La administración falsa y torticera aquí, quiere vender que la caza es un deporte de ricos sinverguenzas y no lo pone facil tampoco y fuera de cazar a rececho en las fabulosas reservas nacionales del pirineo catalán poco mas hay. No hay practicamente fincas privadas ni propietarios que gestionen su caza, solo están los cotos de los pueblos y sus collas ( cuadrillas de gente de los pueblos ) a los que nos hemos agregado algunos de los cazadores que vivimos en Barcelona y queremos seguir para alante con la afición en tierra hostil.

Buen cochino que le rematé con el express 9,3x74 R al compañero que además era su primer cochino, ya descubrirá que no todos los días son fiesta.


Pero todos estos hechos lamentables que duda cabe, han traido un fenomeno que abruma y confunde. La abundancia de jabalies en todas las provincias de cataluña es increible. Se meten en las urbanizaciones, los cubos de basura, saltan las carreteras y andan por zonas periurbanas campando a sus anchas, no se asustan de la concurrencia que incluso los alimenta en la puerta de las casas.

Vista completa del buen cochino que rematé al compañero.


Pero claro si hacemos un cocktail con todo lo mencionado es logico que abunden los cochinos. Se cazan poco y como todo son trabas aquí para todo lo que huela a caza, no hay rehalas en condiciones, no hay nadie que habite y trabaje el campo y el monte, no hay quien se meta en muchos montes en plan turista pues son intransitables sin carriles ni cortafuegos, sin claros ni campos de labor.

En mi postura minutos antes de rematarle el cochino al vecino de mi izquierda.


Así las cosas el cochino lo cazan las cuadrillas, aquí llamadas collas. Normalmente la gente en ellas que sepa tirar a la caza mayor es escasa, son gente mayor que toda una vida cazando el conejo que ya no hay... No tienen costumbre de tirar con rifle. Ni saben muy bien como armar una mancha, dejando grandes espacios sin cubrir. Pues además cada colla de estas, la componen 15 o 20 socios para cotos de 5.000 a 10.000 hectáreas. Como comentaba no hay rehalas como tales las conocemos y los perros se limitan a 4-5 que pone aquel socio o 3 que pone aquel otro. Muchas veces podenquitos pequeños conejeros que se han readaptado al guarro. El conductor de los perros pues no se si llamarlo rehalero lleva arma de fuego, lo cual me parece un sin sentido amén de peligroso.

Doblete de marranas en la primera batida de la temporada en la parte mas alta del río.


Todo esto evidentemente hace que a pesar de la tremenda abundancia cochinera en cada batida se maten 1,3,6 o ningún cochino según el día y el gobierno torticero ya habla de crear empresas privadas que descasten cochinos pues ya no hay suficientes cazadores. Y ellos que se alegran. Algún beneficio vía "la empresa la monta mi primo" estarán tramando.

Lo que si es ciero es que el ambiente de amistad y camaradería en estas collas es excelente todos ayudan y colaboran se sacan con esfuerzo de todos las piezas del monte y se reparten a partes iguales al que se quiera llevar su parte de carne, en esto es una gozada la caza, no hay comercio ni mercantilismo y nadie pelea por lo he matado tu o yo, pues cuenta el resultado global. Tampoco hay trofeitis aguda.

Primer plano del navajero de la segunda batida.


Así las cosas he entrado en una colla, una de las mas antiguas ( creo que la mas antigua ) de la provincia de Barcelona, tenemos 10.000 hectareas divididas en dos cotos de unas 5.000 hectareas cada uno y cazamos todos los domingos y festivos en batida los cochinos.

Todos a una tirando barranco arriba del guarro que pesaba sus buenos 100 kilos.


  El ambiente como he dicho es magnífico y no se piensa en numero de piezas ni en trofeos, solo en echar un rato con los amigos y tirar algún guarro de vez en cuando. Por mi parte que si que tengo el veneno en la sangre, estoy encantado con que haya guarros que llegan a viejos. Y en porcentaje, el numero de cochinos con trofeo que se matan vs total cochinos cobrados es altísimo en comparación con la mayoría de sitios de España, pues todo lo nombrado, más que aquí nadie hace aguardos nocturos pues tambien están prohibidos lo promueve. Espero cobrar algún que otro buen guarro antes de irme de aquí. A punto estuve el otro día que rematé al compañero de la postura de al lado un buen navajero.



lunes, 5 de septiembre de 2016

Rastro rojo. ( I )

Esta entrada pretende ser la pequeña introducción de una serie sobre el perro de sangre. Disciplina tan desconocida como necesaria en nuestro país.

 La recuperación de piezas heridas en caza mayor, es y debe ser cada vez mas una prioridad entre los que nos llamamos cazadores. La ética así nos lo exige.

No somos los cazadores españoles precisamente pioneros en estas lides. La tradición europea por contra es inconmensurable. Alemania, Francia, Chequia, Austria etc...Cuentan con una tradición centenaria y organizada además. En USA mas recientemente desde luego tambien se han incorporado a esta importante labor.

En España, siendo uno de los paises de europa y del mundo con mas tradición cazadora, mas terrenos donde cazar, mas especies de caza mayor etc...Estamos a años luz de nuestros vecinos.

Quizá como hasta hace no mucho la caza a rececho se limitaba en España a las gentes del campo, furtivos etc...Que la llamaban "caza a traición" y solo cuatro locos lo practicaban legalmente y con pureza y selección, sin duda por haberlo visto cazando en otros paises de Europa, y la caza en general era basicamente en montería o batida, es decir caza social, estamos mas atrasados en ello y no está en nuestras tradiciones.

Hoy todo esto ha cambiado y la caza a rececho la practica todo el mundo con mayor fervor si cabe que la montería. Tambien debemos cambiar en que es necesario el tener perros de sangre entrenados para la recuperación de pieza heridas. No es que en montería no haga falta, pero con la cantidad de perros y gente que entra en el monte en nuestras grandes batidas, amén de que seguir un rastro rojo dentro de una mancha es harto complicado por la cantidad de cruces con rastros calientes y gente que los ha pateado etc...Los propios perreros y perros de las rehalas suelen ser los encargados de pistear y cobrar esas reses y cochinos que se van heridos con una muerte segura, cruel y sin aprovechamiento para nadie.

Además nuestra filosofía cuantitativa en lugar de cualitativa en la mayoría de monterías ha hecho durante muchos años a los españoles no preocuparse mucho de esto y si una venaete se fué herido, ya entrará otro...Cuando es un pavo lo que se nos va herido entonces si nos preocupamos de tratar de pistearlo y encontrarlo...Y no hay perro que valga para ello a mano, encargandoselo muchas veces al perrero que tampoco tiene un perro maestro para tal fin y pone a cualquier perro de la rehala sea podenco o cruzado al asunto, con el resultado de que no se encuentra la pieza en cuestión.

Si nos retrotraemos en nuestra propia España 50 o 60 años cuando en las monterías pasaban nuestros mayores 7 días en la sierra cazando "en lo libre" y las piezas tras tanto esfuerzo eran con suerte en los 7 días monteando un par de cochinos y un venao, si era mas normal que las rehalas llevaran un perro de sangre en el remolque que no monteaba, era el especialista en ratrear piezas heridas y para ello lo tipico era bien un podenco o mas todavía uno de nuestros dos maravillosos y rusticos perros de pluma, perdiguero o pachón de los cuales había algunos verdadramente puestos. No olvidemos los milleches, que cuando salía uno bueno riete tu de los Hannover o Bavieras alemanes. La actual montería de numero como comentaba los hizo desaparecer de casi todas las rehalas.

En el resto de Europa y USA no solo hay una conciencia sobre este tema y los cazadores tienen su propio perro de sangre, sino que hay asociaciones importantes que proporcionan sus perros y conductores al cazador que pueda necesitarlo y no cuente con un ejemplar. Nuestros vecinos franceses por no irnos muy lejos con su UCNUR son un ejemplo.

Hace unos añitos en España contamos con AEPES que persigue los mismos fines y de la cual soy socio desde el día de su nacimiento. Cierto es que nuestro caracter hispanico no casa demasiado bien con asociarnos en ningun sentido, por desgracia claro. Y nuestra asociación joven aun ha vivido discrepancias internas que gracias a díos han cambiado la junta directiva etc.. Pero tiene continuidad por el momento. Falta muchísimo en cuanto a concienciar a las administraciones que además tienen las competencias de caza por comunidad autonoma, de la necesidad de reflejar en las leyes y normativas de caza.

viernes, 26 de agosto de 2016

Rupicapra pyrenáica ( Isard en Freser )


El rebeco es como todos sabemos la pieza de caza mas importante de España y de Europa tambien. Los lugares donde habitan, sean cantábricos, pirenáicos, alpinos o carpáticos, la extrema dificultad para darles caza, sobre todo si buscas un ejemplar determinado y los sentidos hiperdesarrollados de este precioso animal de las alturas ponen a prueba al cazador de verdad.

Me desplazo a la señorial villa de Camprodón a escasa hora y media de mi casa en Barcelona con ese gusanillo por dentro que no es mas que la emoción del que va a realizar una de las cacerías mas bonitas.

Voy a hacer noche en esta villa que fué hace muchos años y sigue siendo lugar de vacaciones de la burguesía catalana, tan nombrada. Las casas señoriales lo denotan claramente. Allí he quedado con Jordi Marsal actual guarda mayor de la reserva de Freser y segundo guarda mayor desde su creación. El primero durante todo este tiempo fué su padre Josep Marsal, mitico guarda tambien.


Dibujo de un rebeco del maestro Lalanda, inconfundible su estilo.




Jordi es un grandísimo experto en sarrios. No en vano, de su mano se han cobrado muchos de los records y trofeos capitales de hembra y de macho en los ultimos años. Además es apasionado cazador con una fijación en la cabeza: El cochino, que es su gran pasión. Tiene unos sabuesos españoles y grifones niverné que cruza entre sí, que quitan el hipo.

La perdiz es otra de sus pasiones. Los sarrios los tiene muy a mano y ha cazado miles. Hay que ver... A veces los cazadores damos menos valor a lo que conocemos mucho y tenemos cerca. No obstante si da mucha importancia y muchísimo valor a esos sarrios oro de los cuales ha cazado como guía muchos. Existen en Freser en relativa cantidad gracias a su padre y a el mismo, por su rigurosidad en la gestión de los permisos y sobre todo su acierto en lo que mayor importancia tiene para que haya grandes sarrios: La caza selectiva.

Parámetros a tomar en la medición del rebeco.

Tras pasar la preciosa villa de San Juan de los Abadeses y cruzar varias veces el fabuloso río Ter, del que mañana conoceré el nacimiento a casi 3.000 metros de altitud llego a Camprodón y me alojo en el Sant Roc, hotelito modesto pero perfecto para descansar. Jordi me comenta que tiene visto un macho extremadamente viejo con ambos cuernos partidos y al que le calcula los 14-15 años para este permiso selectivo.

Villa de Camprodón





Arquitectura pirenáica



Normalmente cazan hembras en los permisos selectivos, con buenísimo criterio pues sobran 1.000 rebecos en Freser y ya que la tediosa administración no lo quiere ver, pues quitar hembras que son las que crían, es la mejor opción para bajar población, los propios guardas se han organizado. No es lo ideal para conseguir la excelencia, pues machos con trofeos cortos, finos o cerrados tambien deberían quitarse pero sobrando esa cantidad no puede hacerse una gestión total.

Jordi apunta que saliendo todavía buenísimos trofeos en Freser cada vez es mas dificil que un macho pase esos 97 puntos CIC que son la medalla de oro. Por no hablar de pasar los 102 puntos que en palabras del grandísimo cazador ya fallecido Valentín de madariaga son una medalla de brillantes. Los sarrios están bajando en grosor en las bases que como sabemos es lo que mas puntúa y el lo achaca claramente a la superpoblación existente hoy.

Brutal: 112,45 CIC


La epoca del año, que mantiene a los rebecos en alturas máximas, el buscar ese sarrio concreto que no tiene vertigo y se mueve siempre entre los 2.500 y 2.800 metros de altitud y encima en uno de los cazaderos mas dificultosos y agrestes del pirineo, como son la travesía hacia el refugio de Coma de Vaca y el Grá Fajol me iban a obligar a batirme el cobre como cazador y como montañero.

Situación del Grá Fajol de 2.875 metros de altitud a la cima, uno de los picos mas escarpados de la zona, cobramos el sarrio en la cota 2.700 aproximadamente.


 ¿ Se puede empezar con mejores noticias una cacería? Tras nuestras varias conversaciones Jordi ha captado enseguida mi afición y que no me importa en absoluto esa dificultad, es mas me motiva enormemente. La mañana de caza empieza pronto para nosotros, Jordi, que sabe muy bien como hacer las cosas ha planeado que hagamos de noche la travesía hasta llegar a las maximas alturas desde la estación de Valter para hallarnos al amanecer a unos 2.600-2.700 metros con el fin de entrarle desde arriba al viejo rebeco.


Apuntando el alba.


El primer collado es largo y duro y lo hacemos a ritmo endiablado costandonos hora y media llegar arriba y casi sin paradas. Vamos viendo bastantes grupos de rebecos que casi no me da tiempo a observar y menos juzgar, pues Jordi me dice enseguida que los dejan sin molestar en lo mas facil pues vienen cazadores de toda condición que no pueden meterse la pechada a la que nos disponemos y ni los mira, ya los conoce bien.

Jordi gemeleando en busca de los rebecos.

Sin ir mas lejos unos días antes ¡guió a un cazador de 83 años!...El cual  se fue sin poder cobrar el sarrio, pero no por su edad, sino por que parecía querer dar lecciones  al guarda y esto sin duda es un grave error en la montaña sino eres Valentín de Madariaga o algo por el estilo. La humildad es la cualidad numero uno para cazar en montaña y tambien el saberse uno muy bien sus limitaciones, fisicas, mentales y como tirador. Ambos guardas llegan arriba del collado sin esfuerzo por lo que parece. Yo voy ya resoplando y esperando por dentro que hagamos una paradita para recuperar el resuello al coronarlo. Mi orgullo me impide decirles que aflojen.

Los colores y luces sobrecogen.


El espectáculo que se abre ante nosotros con el amanecer sobrecoge a esta altitud. Las tonalidades de las enormes montañas que nos rodean según las va acariciando el sol de la mañana y las propias del cielo, del que estamos mucho mas cerca aquí con tonos que van del violaceo al anaranjado es de ensueño. Efectivamente paramos 5 minutos a descansar y observamos dos piaras grandes de sarrios a mas de 400 metros una y a casi 600 la otra y me deleito observandolos.

Ya casi de día


Continuamos ya por un terreno menos empinado pero de morrenas glaciares que riete tu del colladito de marras. El terreno es durisimo y a la pendiente añadirle caminar saltando de bloque en bloque estas pedrizas con piedras de todos los tamaños y formas que muchas no han encontrado su asiento definitivo y que te pueden hacer rodar muchos cientos de metros hacia abajo en un mal paso.

El cielo recien estrenado en el Pirineo.


Nos lanzamos con paso firme hacia el refugio de Coma de Vaca con sus impresionantes cortados y bosques, con el plan, si no vemos por allí nuestro objetivo, de dirigirnos hacia el Gra Fajol que es otra de las querencias de este viejo rebeco. Casi nada. Camps en uno de sus fabulosos libros " Cazando Sarrios en el Pirineo" considera estos recechos de los mas duros de todo el Pirineo y dedica dos capitulos a sendos solitarios o solencos como los llaman en la parte Aragonesa, medalla de oro cobrados por el. Uno en cada uno de estos parajes.

Buscando las cabradas.

Tremendos cortados y bosques tras Coma de Vaca.



Tras observar con detenimiento un cortado impresionante sin resultado, enfilamos hacia el Grá Fajol, descubriendo un grupo de machos, una torada entre los que hay un macho que verdaderamente impresiona y que juzgo como medalla de oro, corrigiendome Jordi que lo situa donde debe estar: Plata justo. Amén. Mi mucha experiencia con los rebecos cantábricos y la poca con los pirenáicos sin duda influye en que veo casi todos de cierta edad grandes.

Nos acercamos los tres reptando a taparnos en un castillete de piedras que hace balcón y desde el que podremos observalos con detenimiento. Ganamos dicha ventaja y vamos asomando solo cabeza y prismáticos procurando no hacer viso.

Hay 18 rebecos, todos machos y enseguida encuentra el guarda el que buscamos. Está mucho mas bajo, separado del grupo y puedo observarlo a placer. Tomo distancias y hay 196 metros algo pendientes hacia abajo. Jordi me coloca la mochila sobre el promontorio e inicio el ritual del disparo rápidamente pues la posición es cómoda y tengo ambos codos apoyados.

Grupo de rebecos en equelibrio hacia el Gra Fajol.


El viejo sarrio acusa el disparo claramente para rodar morrena abajo. ¡ Misión cumplida! Nos abrazamos de alegría. Cuando llegamos al sarrio vemos lo viejo que es, y esto me reconforta. Hemos cumplido a las mil maravillas nuestra ambición de quitar un sarrio verdaderamente selectivo. El disparo es de pulmón se ha ido algo bajo y a la izquierda, pues suelo apuntar a la paletilla, quizá la mucha inclinación. El disparo no obstante es determinante. He empleado una balistic tip de 140 grains del 7mm Rem. Mag.

Mi viejo sarrio selectivo


Francia al fondo, al trasponer.


Fotos de rigor y los guardas toman muestras de sangre y medidas. Que labor mas importante. Como es pronto, Jordi me propone seguir la travesia completa que nos planteamos tras el consabido taco, cazando ya sin disparar, solo con prismáticos y vemos varios grupos mas de rebecos. En uno de ellos una hembra verdaderamente espectacular medalla de plata segura. Esto en una hembra es bastante mas complejo de conseguir que en un macho, son mas escasas las hembras homologables.

Tomando muestras
Vemos un bando de perdices nivales. Joya que debemos tratar de conservar y que puede ser de las pocas que queden en nuestro pais. El hermano de Jordi tambien guarda de la reserva es el encargado de seguirlas, estudiarlas y obsevarlas. Tienen alguna radiomarcada. Por otra parte no tiene ningún sentido que existan dada nuestra situación geográfica y latitud, maravillas que nos dejaron las glaciaciones que no llegaron a tapar la península e hizo refugiarse aquí a este tipo de especies, caso tambien del urogallo ¡ Que bendito país tenemos! Y nos despide una pareja de quebrantahuesos volando en circulo sobre nosotros cuando estamos llegando ya a la estación de Valter con el deber cumplido.

Soberbio quebrantahuesos pirenaico, que tras los numerosos buitres leonados, llegará para rebañar los ultimos restos del rebeco cazado.

Además disfruto de la conversación con este fantástico guarda que ha cazado con los mas grandes cazadores de rebecos de España y del mundo. Me cuenta como El propio Valentín de Madariaga les enseñó a su padre y a el como se gestiona una reserva de rebecos y la importancia de la caza selectiva. Sin duda Valentín conoció muy de cerca la perfecta gestión con la gamuza o rebeco alpino en los cotos Austriacos, Italianos o Suizos de los Alpes 20 años antes.

Grupito de hembras con crías la mas baja con buen trofeo.
Esta reserva creada de las ultimas entre todas y que nadie hacía ni caso por entonces pudiendo cazar en el alto pallars o el cadí, estas eran siempre las elegidas y por la que el gran cazador internacional que fué Valentín apostó desde un principio, se ha convertido hoy en una de las mas cotizadas.

Una vez mas, el cazador experto asesora y explica a guardas e ingenieros como debe gestionarse un territorio. Lastima que hoy ya nadie nos haga caso a los cazadores, en aquel entonces era distinto.

Valentín de Madariaga en la portada del libro: Cazando entre amigos de Juan Sangrán Medina, con un venado oro cazado en berrea en su finca " Las Loberuelas". Donde Valentin con sus abismales conocimientos y una gestión verdaderamente estricta consiguió venados impresionantes, llegando hasta uno con 210 puntos CIC, por supuesto venados totalmente ibericos.


Una anecdota graciosa con Valentín. Cazando con el cuando ya era mayor pero conservaba todas sus facultades, están gemeleando el borde de uno de los impresionantes bosques de pino negro y Valentín le asegura haber visto un lobo recechando por el borde del pinar, Jordi con todo el tacto del mundo le asegura que hace cientos de años que el lobo desapareció del pirineo y que ni siquiera los mas mayores del lugar llegaron a conocerlo y que quizá se trataba de algún perro. Le pregunto que como se atrevió a decirle eso y ríendose me dice: Aun hoy no sé, lo que si sé es que al cabo de dos o tres años de ese día comenzaron a verse los lobos de nuevo por el pirineo. Obviamente era un lobo.

Tambien me cuenta como Camps cobró el rebecazo de 112,45 CIC que es segundo de España y que no llega a superar al de Jordi Boix cazado en el pallars en 1999 porque su abertura es tan impresionante que supera su altura y esto siendo para mi injusto, pues son mucho mas bonitos los trofeos abiertos, le resta en la homologación final ese punto que le falta para ser record de España.

O como Madariaga ya muy enfermo y mayor subió con el a cazar su ultimo sarrio. Estas anecdotas me las guardo para mi.

Valentín de Madariaga y Oya ha sido el mas grande cazador internacional español de todos los tiempos con mas de 370 especies distintas en todo el mundo, realizó mas de 180 safaris y cazó en 96 paises distintos, algo que ya es imposible superar pues muchas de ellas caso del tigre ya no pueden cazarse, otras ni existen. Consiguió varios records del mundo importantísimos y tan distintos como el de duiker cebra entre los africanos o el de ibex nada menos entre las de montaña, Los rebecos eran su pasión y aseguraba que un cazador que ha cazado rebecos importantes en el pirineo, iba bien seguro a por los argalis, íbices o Markjores a las mas altas cordilleras del mundo. Tal es el caracter de nuestro pequeño rupicaprino y el pirineo que habita. En España cazó todo lo que se puede cazar y mas... consiguió medallas de oro en todas las especies, cobró mas de 200 rebecos entre Cantábricos y Pirenáicos de los cuales 38 medallas de oro y cobró 5 lobos nada menos. La berrea fué su mayor pasión, seguida por los rebecos.

Valentin de Madariaga recibiendo el premio Watherby de 1977. Es el premio mas importante que puede conseguir un cazador coleccionista, la mayoría de los galardonados son norteamericanos, dos españoles mas lo han conseguido despues, Ricardo Medem y Enrique Zamacola.


Valentín  no plasmó en papel o al menos no publicó casi nada de sus abismales conocimientos en cuanto a caza. El unico libro que escribió que yo sepa fue el dedicado a las especies europeas de caza mayor y que mas que un libro de anecdotas es una guía tecnica perfecta. " CAZA MAYOR EN EUROPA CENTRAL Y DEL SUR"... Sobre habitats, trofeos, como juzgarlos....Es un esquema perfecto. Su mente de ingeniero se nota al leerlo, las fotos de Antonio Días de los Reyes fantásticas. Es un libro enfocado mas bien a que el cazador norteamericano comprenda las tradiciones y la tan distinta mentalidad cazadora europea, pero que sin darnos cuenta nos explica a los europeos, la filosofía americana. Tengo la suerte de tenerlo en mi colección, dedicado y firmado además. Si tenemos algunas de sus andanzas incluido la tremenda cacería del íbice record del mundo, en los libros de Ricardo Medem como EN LA CRUZ DEL ANTEOJO, ARGALI O TRAS LA ESTRELLA MAS ALTA, pues fueron compañeros en bastantes cacerías lejanas. Valentín fué sin duda su maestro, el suyo y el de los muchos.


Los tres mostruos de Freser, el rebeco de mas a la izquierda es medalla de plata y parece un chivo.


Además me enseñan las replicas que se guardan en la reserva de los mas grandes trofeos cobrados en ella. El mencionado macho de Camps de 112,45; el que fue varios años record de la reserva cazado por Jordi Box con 108,15 puntos y la impresionante hembra cazada tambien por Boix en Freser.

Rebeco de 108 puntos que ha sido varios años el record de la reserva. Cazado por Jordi Boix en 2008. Observense ambas puntas rotas.



La abertura es increible.





Trofeo de 112,45 CIC cobrado por Camps y que aparece en la foto del principio con su feliz cazador. La apertura es descomunal, el largo y alto tambien, eso si con un grosor en las bases de solo 7,5 cm, ¿que hubiera puntuado con 8,5 de grosor?





Intento hacer que Jordi me prometa que si consigo un permiso trofeo me va a poner a tiro un sarrio oro, pero sabe demasiado de rebecos y me dice que un plata me lo asegura con gran esfuerzo seguramente y que un oro si soy capaz de seguirle dos días de pleno puede haber opciones con una pizca o mas de suerte. Genio y figura.


miércoles, 17 de agosto de 2016

Le Brocard

Hacía varios años que planeaba un viajito de corzos a Francia, concretamente a la campiña francesa. Entre El Pirineo y Toulousse, una zona preciosa, llena de granjas de Ocas  dispuestas para la elaboración de ese manjar tan Francés que es el paté.

Alvaro con su corzo.


Por unas cosas y otras se ha ido postponiendo. Sobre todo porque han ido saliendo destinos mas atractivos y enigmáticos. La verdad que el corzo me gusta cazarlo solo, en coto propio, donde pueda ser cazador y no solamente tirador. Controlar los mejores territorios, conocer tus corzos y dar caza a un viejo corzo que de antemano conoces, es la esencia de esta caza.

Tomando un refrigerio entre los recechos de mañana y de tarde.


Pero lo bonito de la zona, conocer otras costumbres, aunque sean "vecinas" y como no, la abundancia corcera que me constaba hay en la zona me animaron este año. Además como estoy por Barcelona por trabajo, me pillaba este año mas cerca que Burgos o Guadalajara.

Finalmente se apuntaron Bartolo con Mamen su mujer y los niños y Alvaro que aunque solo cazaría día y medio, contra los tres días nuestros, tambien estuvo.

La zona paisajisticamente es preciosa, bucolica diría yo, y en pleno mes de Julio se mantiene verde con pastos espectaculares, ríos y regatos con agua abundante y fresquito mañanero que alegra el alma en estas epocas. Además se pueden conseguir buenos corcetes, no es que haya corzos oro por doquier pero tres corcetes muy bonitos si te puedes traer en la maleta.

Increible como estan los pastos en Julio.


Tambien depende un poco del guía que te toque, Cristophe que es el dueño de la empresa, es un guia magnifico, que sabe recechar, es arquero. Que conoce sus territorios y que tiene localizados casi todos los corzos decentes. Se lo turnaron Alvaro y Bartolo quedando yo con Matieau, un chavalote fuerte como un roble, vaquero de profesión y tambien conocedor de la zona, pero demasiado andarín para mi gusto. Y para el de los corzos. Esta caza es mas de prismático que de pinrel y Mattieau anda como una bestia. Demasiado rápido y con pocas paradas.

Esto ha dificualtado un poco la caza, pues los corzos sobre todo los buenos, nos iban detectando antes que nosotros a ellos lo cual es mal negocio. Finalmente conseguí mi buen corzo y otro no tan bueno que tiré al verle una tremenda cicatriz en la cabeza y un estado general muy deteriorado. Había recibido la paliza mas monumental que imaginarse pueda de otro corzo al que no le gustó seguramente verle por su terruño. Bartolo consiguió tambien un corzo muy bonito y otros dos algo menores. Alvaro por su parte cazando día y medio tuvo tiempo de fallar un corzo magnífico, según dijo despues Cristophe y apiolarse otro bueno tambien.

La casita en la campiña.


El lance de mi corzo bueno lo voy a contar porque fue precioso, tenso y muy tipico en la caza a rececho del corzo.

Paolita con un corzo.


La tercera y ultima mañana amaneció fresca y neblinosa, una preciosidad que incitaba a recechar. Nos pusimos en marcha por un grandísimo valle, precioso, con enormes pastizales y onduladas lomas entre medias. Ibamos buscando un buen corzo que Cristophe había visto un par de ocasiones en la zona. Nada mas tirar de prismatico vemos una corza al final de un prado junto al monte que es de roble rebollo, como en tantos sitios corceros de nuestra España.

Primer corzo que cobré, estaba decrepito por una paliza de otro corzo, en la foto se aprecia prefectamente la tremenda cicatriz, el craneo abultado y la parasitación que tiene alrededor de los ojos.


Dada la epoca y aunque parace que los corzos no están encelados a tope, decidimos entrarla pues el macho no debe andar lejos de ella. El pasto está empapado y despues de recorrer despacito por las lindes de los setos como kilometro y medio estoy calado hasta la cintura. Pero da lo mismo, el corzo debe estar allí arriba y seguimos avanzando. Cuando nos faltan unos 500 metros para ganar la posición que queremos, nos topamos de morros con un corcete pequeño que está a menos de 50 metros nuestra y que nos corta el paso para hacer la entrada del corzo bueno que ya estamos viendo y dejando de ver junto al lindero y su corza.

Mattieu aviando el primer corzo.


Nos vemos obligados a tumbarnos en el suelo empapado hasta ver si nos supera en sus evoluciones y podemos continuar con la entrada sin que nuestro buen corzo sospeche nada y se pierda para siempre en el monte. El corcete nos ha visto pero su inexperiencia mas bien despierta su curiosidad por saber que coño son aquellos dos bichos que se arrastran cerca de el. Finalmente tras mas de media hora ladrandonos bajito y dandonos carreritas decide irse y podemos continuar reptando.

La mañana presagiaba cosas buenas.


Así lo hacemos hasta ganar un carril con un gran roble centenario tras el cual queremos ocultarnos para tener a tiro nuestro objetivo. Al llegar vemos al precioso macho comiendo al fondo, en el siguiente lindero, pero el gran roble que nos hace el favor de taparnos de su vista, nos tapa tambien el tiro de pie y cuando me apoyo en el tripode no veo al corzo.

Mattieu con su paso "militar".


 Mattieau me baja el tripode para tirar rodilla en tierra y ahora si. Consigo meterlo en la cruz, con el problema de que está ya mediometido en el bosque y entre el pasto que está altísimo solo le adivino la cabeza, el pescuezo y parte, muy poca paleta. Está a 180 metros y lo tengo que tirar o se me mete al monte. Arriesgo un tiro a la tabla del cuello que en un corzo es mucho arriesgar, pero no me queda otra. Respiro hondo y rozo el disparador con convencimiento.

Dos corcetes, se nos nota el cansancio.


El corzo cae seco con un tiro perfecto en el cuello. Mattieu me abraza, lo cual no debe ser muy habitual en el pues es hombre de pocas palabras y sentimientos escuetos. Vamos ambos corriendo al corzo que es muy bonito, grueso, con buenisimas rosetas, pero algo corto de luchaderas. No se puede tener todo.

Corcete que nos cortaba el paso.


Buen corzo que cobré, el lance precioso.


En cuanto a turismo hemos podido hacer, menos de lo deseado y planeado pues las jorrnadas de caza agotadoras levantandonos a las 4.30 de la mañana no nos permiten mas. Visitamos la cueva de MAS D,AZIL sitiuada cerca de nuestro alojamiento en una bonita casa de la campiña en el pueblecito de Castex. Los franceses son la leche para vender sus cosas, venden el vino a medio mundo. No como nosotros. Cuando nuestros vinos, calidad-precio creo que no tienen nada que envidiar a los suyos.

Primer plano de mi corzo.


Y así con todo, tambien con esta cueva que la pintan de espectacular y a mi por lo menos me decepciona enormemente pues si la comparo con la cueva del Aguila en Arenas de San Pedro, la de Aracena o las del Drac, esta no les llega ni a la suela de los zapatos, en espectacularidad, colores, estalactitas etc...Pero bueno resulta curiosa pues es al parecer la cueva de Europa con los restos fosiles humanos mas antiguos conocidos.

En la cueva de MAS D,AZIL





MAS D,AZIL
 



Terminado el viaje, tuve tiempo ya en nuestras tierras, de cobrar otro corcete con el reclamo y ahora si cazando solo. Que es como me gusta cazar el corzo, la verdad.

Con el reclamo, ya en casa.





Corzo cobrado con el reclamo.



No obstante me ha encantado el viaje y puede repetirse, se repetirá seguramente.